Si ya sabía yo que iba a pasar


#21

Para mí el movimiento feminista que comentáis es parte de algo más gordo que podríamos llamar mediocripatriarcado, y que es ensalzar a lo mediocre y castigar a todo lo demás, cayendo en un involucionismo galopante:

  • Critiquemos al guapo por ser guapo, por si se ofende un feo.
  • Critiquemos al listo por ser listo, por si se ofende el tonto (esto se da mucho en educación).
  • Critiquemos al que ha conseguido cosas en la vida trabajando duro por si se ofende el que se ha pasado media vida borracho y no ha llegado a ningún sitio, “si tiene más que otro, será porque ha robado”. Aquí serían objetivo gente tipo Amancio Ortega. Tengo compañeros de trabajo de India y Bangladesh y no he oido a ninguno quejarse de cómo occidente les explota, de hecho en mi empresa los empleados de India tienen más baja por maternidad de lo que tenemos en España (como ejemplo).

Vamos claramente hacia la autodestrucción, siento ser tan pesimista.


#22

Mentalidad giliprogre…

  • Una moruna lleva un burka porque puede ser su decisión, prohibirlo es dictatorial! (Os juro que esto lo he escuchado yo).

  • Mujeres guapas quieren usar esa herramienta que tienen para trabajar… Mal! Muy mal! Es cosificar a la mujer! Prohibido!


#23

Gilipollasa. Del coño.


#24

Ayer en un programa de La 1 que se llama “Amigas y conocidas”, presentado por Inés Ballester y protagonizado todo por mujeres, tenían un debate bastante típico y alterado en torno al feminismo y el victimisme, a raíz de un reciente artículo de Javier Marías en el que advertía del excesivo victimisme de las mujeres y la excesiva generalización hacia los hombres como maltratadores o machistas. El caso es que después de este debate se pusieron a presentar el nuevo programa de La 1 que es tipo Masterchef pero con gente que hace vestidos y diseña ropa, y para ello invitaron a uno de los jueces, que es el famoso modisto Lorenzo Caprile. Todas las que estaban en el debate anterior se pusieron con él encantadísimas, pero lo curioso es que este hombre, que para los que no lo conozcáis tiene un estilo tipo homosexual andaluz gracioso, se puso a repartir estopa así como quien no quiere la cosa que fue una gracia.

La cosa fue tan simple como que empezó diciendo que no estaba de acuerdo con que le llamaran modisto, porque él considera que la denominación “modista” es un genérico que él acepta sin problema (ya os veo a muchos haciendo el chiste fácil), e hizo la comparación con “periodista”, “dentista”, “futbolista” y otras profesiones en las que es absurdo hacer una masculinización.

Me hizo gracia el asunto porque estuvo toda la entrevista soltando pullitas de este tipo y justo en medio de unas cuantas tertulianas que hacía menos de media hora que estaban rajando de todos los tópicos del machismo actual, y este tipo no se cortó un pelo a la hora de poner en evidencia estos absurdos.


#25

Que le vamos a hacer


#26

Hay un axioma en esto: una mujer nunca está satisfecha.
Complacer a una mujer es imposible. Por eso no hay que darles poder en una relación.
Ahora imaginen eso, sumado al resentimiento de una feminista. Una combinación destructiva: insatisfechas y amargadas.


#27

Las feminazis la están liando tanto de manera progresiva que falta muy poco para que el resto de mujeres se pongan en contra de ellas.

Ese será el momento de llenar el vaso de whisky, encender el puro y disfrutar del espectáculo.